Hoy hace dos semanas y anoche pasé la peor noche de mi vida...
Me ardía el pecho a fuego, no podía dormir... llevo tres noches así pero la de anoche no fue normal... si tan siquiera tuviera una razón que pudiera comprender... sin embargo es así y tengo que hacerme a la idea. No se puede hacer nada más, ella no parece decidida a echarse atrás. No parece el tipo de persona que rectifica dos veces.

"Debes empezar a asumirlo"

Es imposible. Lo intento pero no lo consigo, intento estudiar ¡Lo juro! pero no lo consigo... ahora mismo mi camino es dificil, solo espero que ella sí consiga estudiar, ella lo tiene facil le quedaron muy pocas, aún las puede aprobar. Yo tengo siete.

"Tú puedes, concéntrate"

¡Callate! No puedo seguir así, no se que debo hacer o decir. Me gustaría llamarla pero no se cómo reaccionará... ni siquiera se si cogerá el teléfono... Anoche estuve por coger el coche y plantarme en su casa. Habría llegado para la mañana por lo que la cogería antes de la misa.

"Tú tenías misa"

Es cierto, crees en su fe más que en sus creencias. Desde que lo dejasteis no perdonas un domingo en la Iglesia. Es curioso, no sabes muy bien por qué lo haces simplemente te ayuda, te mantiene ocupado, eso es lo que debes hacer mantenerte ocupado.

"El mañana nos depara destinos mejores"

Eso se puede aplicar a ella, siempre encontrará alguien mejor que yo. Yo en cambio dejé escapar a la mujer más maravillosa que jamás conocí.

"Púdrete en tus pensamientos y déjame dormir"

Si, eso... ahora toca intentar dormir...

D.L.